La teoría de la deriva

The naked city, 1957

la teoría de la deriva
(artículo que publicamos en “Artes y Letras” de Heraldo de Aragón el 16 de febrero de 2012)

El situacionismo surgió a finales de los años 50 en el marco de la Internacional Situacionista y mantuvo su actividad hasta su autodisolución en 1972. Estuvo formado por un grupo heterogéneo de pensadores y artistas revolucionarios, aglutinados entorno a Guy Debord, inicialmente herederos del surrealismo y que fue transformándose y disolviéndose en diferentes movimientos tras tormentosas discusiones a lo largo de esos años. Tuvo una gran implicación política, constituyendo una de las referencias ideológicas de los movimientos parisinos de mayo del 68, en busca de alternativas al sistema capitalista y de la llamada “sociedad del espectáculo”.

El pensamiento situacionista fue una reacción contra un mundo encorsetado, contra la ciudad reglada y aburrida, combativo con lo que se consideró un modelo social enquistado. Bajo la perspectiva actual podríamos decir que se trató de un largo y profundo sueño que ofreció una oportunidad para reflexionar sobre la política, el arte y la ciudad, un sueño que enseñó a mirar el paisaje urbano, investigando nuevos modelos espaciales y comportamientos sociales, resultando como un soplo de aire fresco para una generación deseosa de un mundo diferente. Surgió una manera de pensar completamente inédita en una sociedad que abandonaba sus certezas y se desprendía de su antigua piel.

Fue entonces cuando se empezaron a buscar alternativas de vivir la ciudad, proponiendo una actitud inconformista con la experiencia urbana, un “deambular por los laberintos del espacio urbano en busca de deseos subversivos”. Se pusieron en valor conceptos como el vagabundeo, el paseo, lo cotidiano, la sorpresa, el juego y lo espontáneo.

En este contexto, nació la teoría de la deriva, propuesta por Guy Debord en 1958, “una técnica de tránsito fugaz a través de ambientes cambiantes”, una de sus aportaciones más sugerentes, como un llamamiento a vagar, trazando recorridos psicológicos según las diversas experiencias urbanas. Se rechazaron las actitudes predeterminadas por condicionantes económicos y utilitarios frente al “dejarse llevar” por la ciudad atravesando diversas atmósferas y microclimas. Era una exaltación del hombre poroso, receptivo e inquieto, en el que importaba más el viajar que el llegar.

A la vista de los situacionistas, las zonas marginadas de la ciudad pasaron a ser los escenarios perfectos para la aventura, para vagar y lanzarse durante días y noches enteras a la deriva. Una serie de conexiones con el surrealismo les hacía estar atentos a los detalles, a las lecturas inconscientes de los espacios que les posibilitaba otra visión de la ciudad, lúdica y emocionante, que les inducía a conductas inesperadas y les ensanchaba el mundo bajo la “soberanía de la sorpresa y el deseo”. Se propuso la apropiación de espacios, transformados por medio de la imaginación, creando una geografía invisible construida sobre algo tan íntimo como los recuerdos y las obsesiones personales. Frecuentemente pusieron en escena sus emociones a través de los happenings, introduciendo la sorpresa y la provocación en la vida cotidiana y en el espacio público.

Se propuso una división de la ciudad nada habitual, que se zonificaba según las diversas atmósferas psíquicas. Se entendió la desorientación del hombre como un valor, rechazando a priori la concepción de un centro (“No hay un centro, sino un número infinito de centros en movimiento”).

En este sentido, lanzaron el concepto de “psicogeografía”, experimentando el comportamiento humano frente al espacio urbano, creando un sistema de zonas unidas por flechas o vectores de deseo. Paralelamente, Bretón propuso un mapa imaginario de la ciudad según los lugares que nos gusta frecuentar o por el contrario evitar, las zonas de atracción y repulsión, con sus respectivos gradientes de transición, flujos y remolinos. Se ponía en conexión la experiencia real y la onírica. “La vida es una ficción que se esconde tras la realidad de los sueños” (Fritzcarraldo). Era por tanto, un estudio de las reacciones emocionales a través de la experiencia urbana. En definitiva, fue un intento de crear espacios capaces de generar situaciones, entendiendo que la relación entre la ciudad y el deseo iban a configurar el nuevo espacio urbano contemporáneo.

El situacionismo fue el inicio de un mundo que se apagó repentinamente, como el de su creador, Guy Debord, de un tiro en el corazón.

Ignacio Grávalos

4 Responses to “La teoría de la deriva”


  1. 1 Patricia 07/08/2012 a las 13:06

    No había leído este artículo. Me ha gustado sobremanera. Sí, puede resultar surrealista pero del surrealismo podemos entresacar filosofíass vitales absolutamente geniales y purificadoras para la mente. Me recomendáis algún libro, para analfabetos de la arquitectura, que hable sobre teorías de este tipo?.

  2. 2 gravalosdimonte 20/08/2012 a las 11:35

    Patricia,
    la clave del situacionismo está en Guy Debord y sus textos.
    Quizá el más emblemático sea “La sociedad del espectáculo”.
    “La teoría de la deriva” y el “Manifiesto situacionista” aborda estos temas desde un punto de vista más concreto.
    Existe también un catálogo de una exposición que realizó el MACBA (Barcelona) hace unos años sobre los situacionistas que está muy bien.
    Tan sólo te digo, que el primer libro que publicó Debord, lo hizo con tapas de papel de lija, para que ningún libro se le pudiera acercar sin resultar dañado…

    • 3 Patricia 03/09/2012 a las 22:17

      Me tienes alucinada con este tipo. Voy a buscar en Ivorybooks si tienen lo q me dices. Increíble lo de la lija. Muchos humanos van forrada de ella. Ahora entiendo algunas cosas. Estoy en momento “descreída de la humanidad”. GRACiAS. Nos tememos q tomar un Spritz a la salud de este señor y me cuentas de él.

  3. 4 gravalosdimonte 04/09/2012 a las 9:26

    Patricia,
    si no los encuentras, yo te puedo dejar alguno.
    (esta vez sin lija)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Contacto:

estudio@gravalosdimonte.com

c/ San Vicente de Paúl 4
50001 · Zaragoza
Spain
+34 976 296692
skype: patrizia di monte (gravalosdimonte)
twitter: @pdimonte

@patriziadimonte

categorías

gravalosdimonte

Flickr Photos

Más fotos

A %d blogueros les gusta esto: